fbpx
LOCALNACIONAL

Corporativo Liverpool insensible ante la muerte de sus empleados

A ocho años de la tragedia que enluto a una familia mazatleca, y dejo sin madre a dos niñas, Corporativo Liverpool ignora por completo su “código de ética empresarial”, lo que refleja una doble moral y un emblema de Responsabilidad Social únicamente de “adorno” para guardar las apariencias.

El 06 de septiembre del 2014, la infortunada que fue identificada como Santa Zavala Lizárraga, de 28 años de edad, madre soltera de dos niñas; perdió la vida al quedar atrapada su cabeza entre una escalera eléctrica y la pared del centro comercial “PLAZA GALERIAS” ubicado al norte de la ciudad de Mazatlán, perteneciente al Corporativo Liverpool.

Personal de la Procuraduría General de Justicia en la zona sur informó que el accidente donde la joven perdió la vida ocurrió a las 9:18 horas de, en el interior de la plaza comercial ubicada entre las avenidas La Marina y Del Delfín.

La primeras investigaciones de las autoridades indican que Zavala Lizárraga laboraba en el área de intendencia, y al estar limpiando el cristal de una escalera eléctrica por la parte de afuera, aparentemente no se percató de la proximidad de ésta contra uno de los muros.

Esto ocasionó que su cabeza fuera prensada por la escalera y el muro, por lo que la mujer fue degollada y perdió la vida casi de manera instantánea.

El cuerpo de la joven quedó suspendido entre el barandal de cristal de la escalera y el muro.
Al percatarse del accidente compañeras de trabajo intentaron ayudar a la mujer, pero ésta ya no contaba con vida, por lo que dieron aviso a las autoridades quienes se trasladaron al lugar.

Versiones e hipótesis del extraño accidente en Plaza Galerías, señalan que el espacio de 30 centímetros entre la escalera eléctrica y la pared del segundo piso, pudo fungir como una trampilla letal para la joven que limpiaba la escalera.

En un recorrido realizado por reporteros Línea Directa, lograron platicar con las compañeras de trabajo de la fallecida, quienes a pesar de tener conocimiento de la tragedia, dijeron no haber presenciado el lugar de los hechos.

“Pues yo creo que se pudo prevenir porque supuestamente las escaleras no las podía limpiar sin estar prendidas; la verdad a mí nunca me ha tocado ahí”.

“A mí una compañera entró y me dijo: oye, tal persona está en las escaleras y así, salí pero ya no pude pasar, no me dejaron verla”, indicaron.

En una hipótesis del accidente, el arquitecto Hugo Ruiz señaló que aunque el percance resulta confuso para proyectar una imagen mental, este pudo suscitarse debido al espacio existente entre la escalera y la pared, que guarda una distancia aproximada de 30 centímetros.

“Hay un espacio entre la escalera y lo que es la parte inferior del piso de arriba; la persona al estar limpiando la parte exterior de la escalera, el cristal, ella tuvo que sacar su cuerpo por sobre la banda móvil de la escalera, llega un momento en el que al ir subiendo, automáticamente el cuerpo hizo como una cuña”, explicó.

En la suposición, la cabeza de la víctima queda prensada en este espacio mientras la escalera continúa en movimiento recargando todo su peso en la extremidad de la víctima, Hugo Ruiz detalló que aunque es un accidente poco común, se pudo suscitar también con alguna extremidad, posiblemente un brazo recargado fuera de la banda móvil, lo que convierte en una zona de alto riesgo para quien utilice estas escaleras.

La gerencia de Corporativo Liverpool y su departamento jurídico, hasta la fecha de esta publicación, continúan obstruyendo a la justicia, entorpeciendo una investigación por la muerte de una de sus empleadas, lo que refleja una falla contundente del código de ética que evidentemente no ha permeado en la organización; dejando así en el abandono y sin ninguna respuesta ni apoyo económica a la familia de la joven mazatleca.

Mostrar mas
Te puede interesar
Close
Back to top button